No importa cuán bueno sea nuestro producto o servicio, siempre debemos pensar estrategias para que nuestros potenciales clientes lo conozcan. Para ello, la publicidad en línea juega un rol importante. Por ello, aquí, verás qué necesita un buen anuncio publicitario. 

Requisitos fundamentales de un buen anuncio

Lo que necesita un buen anuncio es influir en la decisión de los consumidores, incrementando el reconocimiento de la marca, sin engaños ni subterfugios, ofreciéndoles un producto verdadero, que cumpla con sus expectativas.

Para ello, un buen anuncio debe cumplir ciertos parámetros. Veamos uno a uno.

Atracción e Impacto

El anuncio debe atraer a los consumidores, causar en ellos la necesidad de comprar una marca sobre otras y crear en su memoria la necesidad de tener que adquirirlo. Es necesario que su contenido cause en los consumidores el impacto necesario para moverlos a la acción de adquirirlo, de probarlo, de comprobar que es exactamente lo que el anuncio les ofrece.

Todas estas características lograrán que el producto o el servicio se posicione en el mercado como la mejor alternativa para el consumidor, porque cumple lo que promete y eso hace que sea atractivo.

Atraer la atención del consumidor y causar el impacto que se necesita puede hacer que un servicio o un producto se conviertan en los primeros dentro de su nicho de mercado, posicionando la marca.

Excelente Calidad

No basta con lo que necesita un buen anuncio, porque no importa que tan bueno sea, si el producto o el servicio no es exactamente lo que ofrece. Debe satisfacer la necesidad con la mejor calidad.

Cuando un producto o un servicio no es lo que se promete al consumidor en el anuncio que se va a conseguir, es probable que su permanencia en el mercado sea efímera, y hasta podría calificarse su publicidad como engañosa.

Eso es lo peor que puede ocurrirle a una marca, porque en términos de mercado, la reputación lo es todo. No solo se trata de que el anuncio sea bueno, sino que el producto o el servicio también lo sea. En pocas palabras: que el producto cumpla lo que prometemos en el anuncio. 

La calidad es lo que muchos consumidores buscan, y a bastantes de ellos no les importaría hasta pagar un poco más, siempre y cuando obtengan exactamente lo que están buscando. Una de las consideraciones que normalmente un consumidor hace es establecer la relación precio-valor, y si el consumidor se convence de que recibe los beneficios que busca con una determinada marca, la adquirirá.

Cuando un producto ofrece precisamente la calidad que promete, hará que los consumidores sean fieles a la empresa que lo ofrece.

Hacia un público en particular

Uno de los aspectos más importantes es la identificación del nicho del mercado al que va a estar dirigido. Se trata de una estrategia de marketing.

Antes de lanzar una campaña publicitaria, es necesario que se identifique a los potenciales consumidores, porque eso es importante para poder diseñar la campaña de publicidad.

Aspectos como el análisis de los productos o servicios de la competencia, la franja del mercado que deseamos conquistar y las necesidades que deben ser cubiertas resulta fundamental.

Esos aspectos son los que hacen que se pueda diseñar una campaña adecuada, que va a estar dirigida a un pueblo particular, que debe ser conquistado con el mensaje correcto.

Ello requiere de una estrategia y un objetivo, para poder conquistar a la audiencia que es nuestro target, todo ello tiene que ser contenido dentro del concepto que debe estar en el anuncio.

Todo se reduce a demostrar la comodidad y el confort que el producto o servicio puede ofrecerle al grupo específico al que queremos dirigir nuestro mensaje, convenciéndolos de nuestra marca.

En los canales adecuados

No se trata de algo sin importancia, seleccionar el canal adecuado para transmitir un mensaje puede ser la diferencia entre el éxito y el fracaso de un producto. Un artículo de consumo masivo, requerirá un canal masivo.

Es parte de la estrategia de marketing, y dependiendo de nuestro target, los buenos publicistas seleccionarán el canal más adecuado para que el mensaje llegue a aquel nicho de mercado que es nuestro objetivo.

Redes sociales, YouTube, radio, televisión y ahora, hasta los servicios de streaming, son canales que pueden utilizarse, pero no podemos equivocarnos en la selección.

Si nuestros clientes potenciales solo consumen televisión, escoger un canal como las redes sociales, en las que prácticamente ni interactúan, puede convertirse en el peor error que cometemos.

Un mensaje claro y contundente

Por sobre todas las cosas, un anuncio publicitario debe tener un concepto y un contexto claros, que se entienda fácilmente y que se quede en la mente de los consumidores a los que aspiramos.

El concepto es el marco de referencia con el que debe quedarse el consumidor, que hace surgir en su mente la necesidad de adquirir nuestra marca y eso se debe reflejar en el texto del mensaje.

Hay que lograr que el concepto se vea proyectado en la frase principal, que es la que se va a quedar en la mente del consumidor, como una especie de eslogan en el que logremos captar su atención.

El texto debe contener una idea que sea concisa, potente, transmitida con un lenguaje fácil de entender para la audiencia, aunque esto también se puede lograr con una imagen que lo muestre todo.

Como dice el dicho, una imagen habla más que mil palabras. Sin embargo, si quieres que el concepto sea transmitido por medio de la imagen, esta debe ser no solo adecuada a los colores de la marca, sino que sea capaz de transmitir la esencia del concepto. Texto, eslogan o imagen, cualquiera de los tres puede tener la contundencia que se necesita para conquistar un mercado, todo es cuestión de hacer la selección adecuada.

La forma en que los consumidores perciben el mensaje es esencial, debe tener componentes que hagan impacto en los sentidos de la audiencia, ya sea con imágenes, audios, texturas o vídeos.

Además, colocarlos en el contexto adecuado es una de las funciones más importantes, la situación y la temporalidad deben ser perfectas, porque todo comunica.

Pero ¿qué comunica? Un artículo de lujo se mostrará en un ambiente de lujo, si se trata de un bronceador, un modelo de piel bien tostada en una hermosa playa, y eso define al target y la calidad del producto.

Resaltar los beneficios antes que las características

Los consumidores aprecian que se les expliquen primero los beneficios que nuestro servicio o producto les puede ofrecer, porque eso se relaciona directamente con las necesidades que este tiene.

Cubrir necesidades de los consumidores es lo que todo buen producto o servicio debe hacer, y a muchos de estos no les interesa cómo lo hace, sino que efectivamente lo haga.

No se trata de que las características no importen, pero debemos priorizar los beneficios que nuestro producto puede ofrecer, porque esa es la mejor arma que tenemos para llamar al consumidor a la acción.

¿Cuál es la acción? Puede ser que sea expresa o tácita. Cuando es tácita, lo que deseamos es que el consumidor recuerde nuestra marca, nuestro producto, y que internalice la necesidad de comprarlo.

Así, la próxima actividad que el cliente hará cuando acuda al mercado, por el canal que suela utilizar, bien sea personalmente o por medio de un servicio web, es adquirir nuestro producto para probarlo.

Y si el producto hace exactamente lo que promete, tendrás un cliente fidelizado, que no pensará en adquirir productos de la competencia, que sentirá que tu mensaje es coherente y el producto es perfecto para cubrir su necesidad.

Cuando el mensaje es expreso, el llamado a la acción puede ser indicarle al consumidor que se suscriba, que aproveche una oportunidad, que nos visite o de click. Luego, la clave estará en optimizar la relación con el cliente con otro tipo de anuncios. 

Credibilidad

En una buena labor de mercadeo, la credibilidad forma la fama, y la fama lo es todo en un mercado tan competitivo como el de hoy. 

Verás, no basta con tener un buen producto y en saber qué necesita un buen anuncio, es necesario que se escojan los canales adecuados, que les dé a los consumidores lo que están buscando.

Además, el mensaje debe conquistar a los consumidores y vencer a la competencia, y todo esto forma parte de la credibilidad de nuestra marca, de nuestro producto.

Una vez que tu producto tenga credibilidad, no hay que dormirse en los laureles, hay que seguir trabajando para mantener la máxima calidad, para que su fama se incremente, y ganemos más consumidores fidelizados.

De esto conocen mucho las marcas que se encuentran posicionadas en el mercado, y que gracias a las excelencias de su producto han conquistado una generación tras otra, con el paso de los años.

Conclusiones

Son muchos los elementos a tener en cuenta a la hora de realizar un anuncio. Ten en cuenta que la excelente calidad del producto o servicio no basta, es necesario que nuestra campaña de mercado sea sólida, entendible y clara.

Un mensaje directo, que inspire confianza en los consumidores, transmitido por los canales adecuados, es lo que se necesita para posicionar una marca y lograr la fama y la fidelización que nuestro producto necesita.

Agenda una cita para cotización

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibe el mejor contenido a través de tu correo.

Espera el mejor contenido muy pronto.

¡Déjanos un comentario!

Artículos relacionados